Tecuni: Formando a los talentos del futuro

¿Por qué una empresa como Tecuni propone retos técnicos a los alumnos del centro de Formación Profesional de Somorrostro, en Bizkaia?

 La respuesta a esta pregunta desvela, por un lado, nuevas estrategias empresariales para captar talento también en los niveles intermedios y de operarios y no sólo entre los titulados superiores, y por otro un nuevo modelo de formación de los profesionales técnicos no ya del futuro, sino de hoy mismo. El Centro de Formación de Somorrostro tiene 70 años de historia y acoge alrededor de 2.000 alumnos. De ellos algo menos de 1.200 estudian Formación Profesional en 14 ciclos de grado superior, 9 de grado medio y 4 de FP básica. Los 7 edificios que forman el campus cuentan con más de 60 aulas técnicas y talleres que en buena parte se han reformado este curso para dar respuesta al cambio metodológico que se está implantado en la FP en el País Vasco: la metodología ethazi de aprendizaje colaborativo basado en retos. Retos que se hacen aún más interesantes cuando es una empresa colaboradora, en este caso Tecuni, la que los propone a los alumnos porque el grupo que mejor lo resuelve, lo convierte en realidad en la propia empresa.

Para Tamara Yagüe, Directora General de Tecuni, “el beneficio mutuo es claro. Los alumnos se acercan al mundo empresarial y la empresa recibe nuevas ideas, frescas e innovadoras.” Javier Laiseca, director del Centro Somorrostro destaca que los retos, suponen para los alumnos “todo un cambio de la metodología.  Ya no es el profesor el transmisor del conocimiento, sino que el alumno es protagonista   del proceso de aprendizaje.” Sabin Anuzita, encargado de las relaciones entre Tecuni y el Centro, destaca que para la empresa es muy positivo “poder vincularte, poder “linkarte” con la juventud, con lo que te aporta esa juventud y también con otra visión, la de los profesores.”

El reto del curso pasado consistió en realizar un sistema de teledetección de averías en alumbrado público y el de este ha sido crear un sistema experto que permita programar la intensidad de la iluminación urbana a partir de parámetros como las fases de la luna, la climatología o la ocupación de la vía, para conseguir la máxima eficiencia energética.  Para llevarlos a cabo se han reunido estudiantes de los grados de electricidad e informática, lo que mejora su formación porque como explica Aitor Fernández, profesor de electricidad, electrónica y automatismos, “no sólo trabajamos aspectos técnicos sino también transversales: el trabajo en equipo, la colaboración, que da muchos valores añadidos a una simple formación de aula de toda la vida o a un proyecto mandado por los profesores.”

Paula González, Omar López del Río y Ánder González forman el equipo ganador de este curso y como explica Paula “estar en Tecuni desarrollando el reto nos ayuda a tener mucha más motivación. No es lo mismo ver un caso que se puede aplicar a la realidad, que te lo está pidiendo una empresa y que realmente va a valer para algo, que algo que te mandan en clase que es más vacuo.”

Vanesa Moreno, profesora de acceso a datos en el Grado Superior de Desarrollo y Aplicaciones Multiplataforma lo tiene claro: “Este modelo de enseñanza tan pegado a la empresa es ideal para los chavales, porque les está dando muchas cosas que yo, o la educación, no les vamos a dar.”

Para sus profesores no hay duda de que así se prepara mucho mejor a los alumnos para su futuro laboral. “Este modelo de formación, afirma rotundo Javier Laiseca, yo no me atrevo a decir si es el ideal, pero sí creo que es el único que tiene futuro. No concibo una escuela de formación profesional sin relación con la empresa, sin un vínculo con una empresa, afrontando retos y proyectos en común.”

Para Sabin Anuzita, se puede decir “aprovechando el símil futbolístico, que Somorrostro no es que haya sido, sino que es y va a seguir siendo la cantera de Tecuni.” Y es que como explica Tamara Yagüe “para nosotros es muy importante captar talento no sólo en los niveles de ingeniería sino en mandos intermedios y en técnicos y operarios. Nuestro valor añadido es el servicio que damos y buscamos los mejores profesionales a todos los niveles.” Y en Somorrostro no sólo se encuentran esos futuros profesionales, sino que Tecuni está contribuyendo decisivamente a formarlos. 

 

Anterior Volver a la lista Siguiente